BENJAMIN MUÑOZ GAMERO

El cuarto gobernador del Territorio de Magallanes y de Punta Arenas, luego de José de los Santos Mardones, fue el marino Benjamín Muñoz Gamero, que llegó a la colonia penal a bordo de la goleta "Infatigable", en abril de 1851. La vida colonial, era tranquila. Muñoz Gamero realiza nuevas construcciones a ambos lados de la única calle María Isabel, hoy Magallanes.

El nuevo gobernador se preocupó de construir nuevas salas para el hospital y otras casas para los colonos. Levantó un faro y comenzó con los trabajos para el uso del agua potable y proyectó el primer muelle o atracadero.

La tranquila colonia se conmueve el 17 de noviembre de 1851, fecha en que estalló el denominado "Motín de Cambiazo".

Poco meses antes, había llegado a la colonia el teniente de artillería Miguel José Cambiazo de 26 años, cumpliendo castigo en la naciente ciudad. El joven oficial era arrogante e insolente.

El gobernador Benjamín Muñoz Gamero, le tenía desconfianza porque varias veces le había faltado el respeto a su jefe directo, el capitán Gabriel Salas. Sin embargo, los presos le tenían simpatía.

El capitán Salas, en una oportunidad, hizo engrillar a Cambiazo, luego de que éste levantara amenazante su espada. Luego, para aminorar la tensión en la colonia, el gobernador Muñoz Gamero, invitó a almorzar al joven teniente, que finalmente, interpretó como una debilidad de la autoridad aquel hecho. Cambiazo, convenció a varios sargentos a su mando y ordenó detener al capitán Gabriel Salas, a quien fusiló, comenzando así, el famoso "Motín de Cambiazo". El rebelde, después mató al sargento Carlos González.

Así las cosas el gobernador Muñoz Gamero, viendo que perdía el control de la colonia de Punta Arenas, huyó hacia el norte con el cura Gregorio Acuña. Sin embargo, fueron capturados y fusilados.

Comienza una época de terror y sangre, ya que los amotinados a las ordenes del teniente Cambiazo, mataron también a muchos colonos, aborígenes y tripulantes de buques extranjeros que capturaba a su paso por la bahía. Cambiazo se asciende a general, creando su propia bandera. Roba oro de los barcos y saquea el pequeño poblado.

En 1852 un buque que pasa por el estrecho recoge en Agua Fresca, hacia el sur de la ciudad, a dos colonos que habían huido de Punta Arenas. Alertado el Gobierno de Chile, envía a personal armado en dos barcos a capturar a los amotinados. Cambiazo que se hallaba en alta mar rumbo a Montevideo, Uruguay, a bordo de la barca "La Florida", sufre un motín y sus propios oficiales lo tomaron prisionero. El teniente Miguel José Cambiazo, engrillado, fue llevado a Valparaíso y junto a otros siete soldados confesos del motín, fue condenado a muerte. El castigo fue muy severo, Cambiazo fue descuartizado horriblemente ante una gran multitud.